Artesanías del Estado de México

diciembre 14, 2007

Madera

Filed under: General — Etiquetas: — carlossalgado @ 4:40 pm

Calendario de madera

Lic. Carlos Salgado

En una parte de esta rama se tiene la impresión de que cambia el énfasis respecto a la función cumplida por las artesanías, porque a los muebles se les pide, para empezar, que atiendan un interés utilitario; que resulten apropiados para contener y resguardar otros objetos armarios, o para que descanse el cuerpo sobre ellos sillas y camas o para apoyar el trabajo mismo, un escritorio por ejemplo.

Hombre de madera

Tienen, los muebles, una utilidad muy concreta, mas no por ello dejan de ser bellos. Terminan siendo otra atractiva muestra del proceso de trabajo manual propio de los artesanos. Habría que aclarar que en el sector de los muebles no se agotan las posibilidades de esta rama, pero iniciamos con esta reflexión para subrayar una característica común a muchas artesanías: en aquellas donde la que predomina es la función utilitaria, de cualquier modo no se anula su atractivo como objetos bellos para los sentidos, procedentes como son de una raíz cultural milenaria.

 

Madera tallada

Hay una ventaja singular: la materia prima de esta rama es, en sí misma, bella. A pesar de que su transformación ocurre en varias fases de mayor o menor complejidad, la madera no pierde, en lo esencial, sus virtudes. Desde el estricto punto de vista de esa transformación por la mano del artesano, un lujoso mueble o una vistosa escultura no son un árbol, pero conservan, innegablemente, parte del alma que atribuimos a cada uno de ellos. Si los sentidos actúan para brindamos una noción de la realidad, dos se ocupan con mayor intensidad cuando tenemos contacto con la madera: el olfato y el tacto.

 

Madera torneada

Porque un mueble puede hacer más grato el aire de una estancia cuando entramos en ella y percibimos ese olor tan propio de la madera, de esos que se registran y permanecen en el recuerdo olfativo y que años después podemos seguir reproduciendo al evocar un ambiente vivido, un instante único.

 

Tambor prehispanico de madera

Cuánta calidez provoca el contacto con la madera, en contraste con la fría impersonalidad del plástico moderno o ese material denominado como “aglomerado” (elaborado, al parecer, con una especie de pasta de aserrín y que está sentenciado a una vida efímera, a diferencia de los muebles cuya madera garantiza una vida más, mucho más prolongada).

 

El ojo no resulta excluido del atractivo de la madera. Puede detenerse en el caprichoso contorno de una veta, en los matices de los nudos que, no obstante los tratamientos propios de esta rama, se conservan como para facilitar el alegre salto de la vista sobre esas señas de la autenticidad de esta materia prima.

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: